Seleccionar página

Aumenta caza furtiva en el sur de Asia en medio de la pandemia

Aumenta caza furtiva en el sur de Asia en medio de la pandemia

Actividades ilegales aumentaron durante el bloqueo inducido por la contingencia ante el coronavirus

 

 

Nueva York.- A medida que los países del sur de Asia se cerraron para frenar la propagación del coronavirus (COVID-19), los delincuentes en el comercio ilegal de vida silvestre se aprovecharon; con las autoridades enfocadas en hacer cumplir las restricciones de bloqueo, los cazadores furtivos se sintieron menos propensos a ser atrapados.

Como resultado, las autoridades de India, Pakistán y Nepal dijeron que hubo un aumento en la caza ilegal, incluso de animales en peligro de extinción y aves raras. Para empeorar las cosas, las consecuencias económicas del bloqueo de la COVID-19 también provocaron que quienes perdieron sus empleos recurrieran a la caza furtiva para mantenerse.

La tendencia confirma lo que ya se sabía, que en el sudeste asiático, África, Brasil y Colombia, la caza furtiva y la deforestación aumentaron desde que entraron en vigencia las restricciones por el coronavirus.

Joseph Walston, jefe de conservación de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS por su acrónimo en inglés), señala que “en lugares como el sudeste asiático, existe una enorme migración de las zonas urbanas a las rurales, porque las personas perdieron sus empleos en las ciudades de la noche a la mañana”.

Ahora tienen que depender de la caza furtiva, la tala u otras actividades que degradan la naturaleza, porque no tienen otra opción para sobrevivir y mantener a sus familias, añadió.

En India, el aumento en la caza furtiva reportada puede ser apenas la punta del iceberg, dicen los conservacionistas; en Pakistán, los funcionarios informan un número récord de casos registrados por caza ilegal en el período de marzo a abril.

En Nepal, uno de los casos más preocupantes de caza furtiva ha surgido en los últimos años, y Bangladesh es el único país que ha informado una disminución en los incidentes de caza furtiva, aunque los conservacionistas siguen preocupados por la amenaza a la vida silvestre.

Si bien estos países han luchado contra el comercio ilegal de vida silvestre durante muchos años, el reciente cierre ha demostrado que el mercado negro está bien arraigado, informa la WCS.

En la región norte de Khyber Pakhtunkhwa (KP), la contingencia sanitaria significó un aumento en los incidentes de caza y caza furtiva en el período del 22 de marzo al 12 de mayo.

“Del 20 de marzo al 30 de abril, registramos un récord de 600 casos de caza ilegal y furtiva”, dijo Muhammad Niaz, el oficial de vida silvestre de la división en el Departamento de Vida Silvestre de KP. En los meses regulares, el total de casos oscila entre 150 y 200, precisó.

La mayoría de los casos involucraron el contrabando de aves y animales capturados para abastecer los mercados en las principales ciudades, algunos de los cuales estaban abiertos para permitir la venta de productos considerados esenciales.

En Nepal, los principales incidentes relacionados con especies en peligro de extinción han suscitado sospechas sobre un aumento de la caza furtiva a medida que el país entró en cierre.

Las autoridades dicen que una serie de cuestiones como la pérdida de empleos, las restricciones de movimiento y una pausa en el turismo pueden haber alentado a los cazadores furtivos a aprovechar la situación.

El 25 de abril encontraron los cuerpos de seis ciervos almizcleros dentro del Parque Nacional Sagarmatha, debajo del Monte Everest, un mes después de la imposición del encierro por la COVID-19. Los funcionarios del parque estiman que “fue uno de los peores casos de caza furtiva en los últimos años”.

El ciervo almizclero del Himalaya, más comúnmente conocido como Kasturi en el sur de Asia, es una de las especies más amenazadas de la región. Las glándulas aromáticas de los ciervos almizcleros machos pueden alcanzar miles de dólares, y se usan para hacer perfumes y medicinas tradicionales.

En India, a medida que se iniciaba el bloqueo, hubo un aumento en la caza furtiva: desde pájaros salvajes en jaulas, animales capturados para carne de animales silvestres, hasta productos apreciados en el comercio internacional ilegal de caza furtiva.

Un fuerte aumento de la caza furtiva ha salido a la luz en Rajasthan, incluidos varios casos de chinkara, un antílope del desierto en peligro de extinción.

Los conservacionistas dicen que esto puede ser solo la punta del iceberg. Sumit Dookia, que estudia la ecología del desierto y trabaja en la conservación de la comunidad, estima al menos 55 casos de caza furtiva en Rajasthan occidental.

Los animales cazados furtivamente incluyen chinkara, ciervo negro, lagarto de cola espinosa, liebre del desierto, pavo real, lagartos monitores y francolin gris.

A diferencia del resto de la región, los funcionarios de vida silvestre en Bangladesh dicen que la caza furtiva se mantuvo bajo estricto control durante el período de cierre.

“No hemos tenido casos de caza furtiva hasta la fecha después de que la pandemia llegó a Bangladesh. A pesar del bloqueo, nuestra Unidad de Control de Delitos contra la Vida Silvestre (WCCU) está trabajando sin descanso. Dado que el transporte está prohibido, ahora es posible controlar la caza furtiva de vida silvestre”, refirió Mihir Kumar Doe, conservador de Bosques, Vida Silvestre y Círculo de Conservación de la Naturaleza.