Select Page

Campañas evidencian las fisuras de Morena

Campañas evidencian las fisuras de Morena


La contienda extraordinaria por la gubernatura de Puebla ha puesto de manifiesto los desencuentros entre morenistas; sin embargo, en prácticamente todos los estados donde habrá elecciones el próximo 2 de junio, Morena enfrenta conflictos internos que han generado impugnaciones, descalificaciones, señalamientos y renuncias.

Monreal opera aparente conciliación

Los desencuentros en Puebla son encabezados por dos grupos: liderazgos locales y la dirigencia nacional encabezada por Yeidckol Polevnsky, quienes apoyan al hoy candidato Miguel Barbosa contra el grupo de Ricardo Monreal, que apoya a Alejandro Armenta.

De acuerdo con analistas consultados, el mayor obstáculo de Morena para llegar a Casa Puebla son los conflictos internos.

Las confrontaciones iniciaron poco antes de que arrancara oficialmente el proceso extraordinario, cuando la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, afirmó que Luis Miguel Barbosa podría ser nuevamente el candidato de esa fuerza política para buscar la gubernatura.

Días después, 55 de los 59 senadores que componen la fracción legislativa de Morena, anunciaron su respaldo a Alejandro Armenta para que fuera considerado como candidato a la gubernatura poblana y pidieron a la dirigencia realizar un proceso transparente y legítimo.

La encuesta se realizó, sin embargo, el ganador fue Barbosa Huerta. Nancy Armenta, senadora del PT que también fue incluida en la medición, reconoció los resultados, sin embargo, Alejandro Armenta impugnó la candidatura del exlíder de los senadores del PRD y posteriormente de la fracción Morena-PT.

Días posteriores a la nominación, fueron filtrados audios en los que Armenta cuestiona la salud de Miguel Barbosa y señala que seguramente, de ser electo, no concluirá su administración por estar incapacitado y al borde de la muerte.

Nuevos audios fueron difundidos, en los que el abogado de Armenta, planea, como opción para que Barbosa Huerta no llegue a la gubernatura, inyectarle miel en el cuerpo a fin de que le dé un coma diabético.

Los audios, presuntamente, fueron grabados por Edgar Moranchel, titular del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado Municipal de Atlixco (Soapama), quien, afirman, tiene mala fama porque a sus aliados los graba y lo conocen como un “traidor”.

Sin embargo, la salud de Barbosa sí es un tema. Hay quienes dicen que no goza de buena vista por la diabetes que padece, pero eso no es cierto; lo cierto, es que se ve un candidato cansado, aunque ello no ha obstaculizado su actividad política en la campaña que inició el pasado 30 de marzo.

La fuerza de Miguel Barbosa está en Yeidckol Polevnsky, en los diputados del Congreso de Puebla, donde Morena tiene mayoría, pero también en el gobierno interino pues el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, es cercano a él.

Barbosa tiene gente en puestos clave como una subsecretaria en la Secretaría de Finanzas, la subsecretaria de Educación Superior. Hay mucha gente de Barbosa en el gobierno.

En tanto, la fuerza de Alejandro Armenta está en el liderazgo del líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, pero también en el apoyo social que tiene y que se traduce en votos, así se demostró en la elección del 2018 cuando consiguió 1 millón 166,093, cifra superior a los 861,501 apoyos que obtuvo Barbosa en su búsqueda de ser gobernador.

Rumbo a la reconciliación

La semana pasada, se difundió a través de redes sociales una fotografía en la que se ve a Alejandro Armenta, Ricardo Monreal y Miguel Barbosa, luego de sostener una reunión, en la que se afirma, que el primero se sumaría a la campaña del hoy candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Puebla.

Como en los viejos tiempos del PRI, en Puebla se percibe una especie de “cargada” hacia Barbosa, la cual se explica porque todo indica que será el próximo gobernador del estado. Incluso se afirma que gente que era cercana al PAN y al exgobernador Rafael Moreno Valle está operando a favor de Barbosa, entre ellos, Marcelo García Almaguer, Gerardo Islas, Denisse Ortiz y Salvador Escobedo.

En Quintana Roo, se confrontan por alianza con el PVEM

Rumbo a las elecciones para renovar el Congreso de Quintana Roo, la dirigencia nacional de Morena ha protagonizado diversos desencuentros con los liderazgos estatales. El motivo: el movimiento conformó una coalición electoral para competir el 2 de junio con el PT y el PVEM, la cual fue invalidada por la dirigencia nacional, pero confirmada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En enero pasado, la dirigencia nacional de Morena pactó un convenio para contender junto a PT y el Verde Ecologista por las diputaciones locales.

El delegado en funciones de presidente estatal, Ricardo Velazco Rodríguez, aspirantes a candidatos a diputaciones locales y militantes calificaron esa decisión de una “burla” y presentaron una impugnación ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del Movimiento de Regeneración Nacional.

En marzo, llegó la resolución: la comisión decidió invalidar el acuerdo de coalición y argumentó que Morena no puede contender aliada con un partido político que forma parte “del régimen político que se encuentra caduco por la corrupción y sus privilegios”.

Sin embargo, días después, la sala regional de Xalapa del TEPJF determinó la validez de la alianza.

Velazco Rodríguez aseguró que si bien había malestar por la alianza con el Verde, partido que abanderó al exgobernador Roberto Borge en el 2011, ésa fue una determinación tomada en el Comité Ejecutivo Nacional y por la Comisión Nacional de Elecciones de Morena.

“(La alianza) se hizo en el contexto de que es una alianza estratégica porque el Verde nos ha estado respaldando en el Congreso de la Unión”.

La militancia de Morena en Quinta Roo lamentó la alianza con el Verde, así como que en la lista de candidatos a alguna de las diputaciones se incorporaron a perfiles cercanos al exgobernador Borge. Entre ellos, se había sustituido a Erika Castillo Acosta por Susana Hurtado Vallejo, esta última considerada una borgista y expriista; sin embargo, la Sala Regional del TEPJF dejó sin efectos su candidatura.

Otra designación que causó molestias fue la de Eturpe Gutiérrez, quien fue militante del PRI y del PRD.

Baja California Candidaturas desatan conflicto y renuncias

A la que será su primera contienda por la gubernatura, 25 diputaciones y cinco ayuntamientos de Baja California, Morena llega con divisiones y confrontaciones internas, impugnaciones y la renuncia de militantes.

Los desencuentros tienen su origen en la definición de candidatos, primero a nivel de gubernatura y después a nivel municipal.

Para buscar la alternancia y poner fin a los 30 años de gobiernos panistas, en Morena, inicialmente levantaron la mano Marco Antonio Blásquez Salinas, Arturo González Cruz, Jaime Martínez Veloz y Jesús Ruiz Barraza. Sin embargo, todos declinaron a su aspiración cuando el delegado de Programas de Desarrollo de la Presidencia de la República, Jaime Bonilla, anunció su intención de competir por la nominación y ser el abanderado de la coalición “Juntos Haremos Historia en Baja California”, que integran Morena, el PVEM, el PT y el partido local Transformemos.

De acuerdo con fuentes consultadas, Bonilla es muy político muy cercano a Andrés Manuel López Obrador, por lo que su nominación contó con el aval total de la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

El delegado de Morena en funciones de presidente estatal, Leonel Godoy, afirmó que sería a través de una encuesta que definirían a sus candidatos a presidentes municipales, diputados y síndicos. Los resultados de la encuesta para elegir al candidato de Tijuana, en la que resultó ganador Arturo González Cruz, fincaron la confrontación en Morena.

Jaime Martínez Veloz, quien luego de que no fuera electo como candidato a gobernador buscó la nominación para esa alcaldía, anunció que impugnaría la encuesta porque no se explicó la metodología de esa medición en la que él obtuvo 21% y González Cruz 26%, cuando este último figuraba en los últimos lugares en otros ejercicios realizados.

El entonces morenista exigió la renuncia de Leonel Godoy, al afirmar que actuaba con favoritismo y advirtió que el partido atravesaba por una crisis que difícilmente podría sortear.

Ante su inconformidad por la ,manera en que es dirigido Morena en ese estado del norte del país, Martínez Veloz conformó el Movimiento Amplio Social por la cuarta transformación en el que se incluyeron militantes, simpatizantes y exaspirantes a alguna candidatura. Para finales de marzo, Martínez Veloz anunció que se registraría como candidato del PRD a la gubernatura de Baja California, pero sin renunciar a su militancia en Morena, pues al final, la presidenta nacional de esa fuerza, Yeidckol Polevnsky, había afirmado que él no pertenecía a ese partido.

La candidatura de Martínez en la contienda por la gubernatura no implica ninguna competencia para Morena, pues en varias mediciones electorales el hoy perredista figura en el cuarto sitio.

Dejan Morena y se postulan por el PRD

Las encuestas a través de las cuales Morena definió a sus candidatos generó molestias entre aspirantes a diputados, alcaldes, síndicos y regidores, lo cual incluso propició que los inconformes se postularan por alguna otra fuerza política para competir en la jornada del primer domingo de junio.

Por el PRD, Martínez Veloz se postuló para la gubernatura, Fernando Rosales Figueroa a la alcaldía de Mexicali, Ángel Peñaflor para una diputación del distrito VI. Por Movimiento Ciudadano aceptó Rigoberto Campos para el distrito 1.

En Tamaulipas judicializan proceso interno

El pasado 22 de marzo, Morena definió a los 22 candidatos a ocupar un puesto en el Congreso de Tamaulipas; sin embargo, ciudadanos que fueron rechazados por la Comisión Nacional de Elecciones de esa fuerza política presentaron recursos de revisión ante el Tribunal Electoral al no estar de acuerdo con la resolución del partido.

El pasado 12 de abril, la sala regional de Monterrey del TEPJF revocó el proceso de selección de los aspirantes de Morena y ordenó reponer el proceso.

De acuerdo con el presidente de la sala regional, Ernesto Camacho, si bien los partidos políticos son libres para definir los parámetros que determinan qué perfiles eligen como sus candidatos, en el caso de los rechazados por Morena no queda claro por qué no cumplieron con los requisitos.

Además determinó que 14 de los perfiles impulsados por Morena no cumplían con el perfil ni con los requisitos, por lo que le dio al instituto político 48 horas para reemplazar a sus abanderados.

Alejandro Rojas Díaz Durán acusó a la dirigencia nacional, Yeidckol Polevnsky, de solapar que en la lista de candidatos a diputado local se incluyeran perfiles cercanos al actual gobernador panista, Francisco Cabeza de Vaca, excluyendo así a aspirantes competitivos.

“En Tamaulipas excluyeron de una manera quirúrgica a quienes son realmente opositores de ese gobierno tramposo, mentiroso y corrupto. Tiene asolado a Tamaulipas de una manera increíble”.

[email protected]





fuente

About The Author

Tweets Recientes