Seleccionar página

Condenan muerte de guardabosques colombiano del parque El Cocuy

Condenan muerte de guardabosques colombiano del parque El Cocuy

El ministro colombiano de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, condenó la muerte del Yamid Alonso Silva Torres, de 38 años de edad. FOTO: TWITTER @ParquesColombia.

Bogotá, 7 Feb (redacción).- El ministro colombiano de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, condenó la muerte del Yamid Alonso Silva Torres, de 38 años de edad, quien se desempeñaba como guardabosques del Parque Nacional Natural El Cocuy.

“Nosotros somos cabeza de un Ministerio y de un Sistema Nacional de la vida, por eso rechazamos de manera rotunda, la persecución y asesinato de nuestros funcionarios y contratistas del Sistema Nacional Ambiental”, indicó el ministro.

El funcionario puntualizó que un compromiso del presidente de Colombia, Iván Duqué, es sacar adelante el Acuerdo de Escazú precisamente “para la protección de la vida y los derechos de todos los ciudadanos por un medio ambiente sano”.

De acuerdo con información del sitio web de Parques Nacionales Naturales de Colombia, que lamentó la pérdida, Yamid Alonso Silva Torres se desempeñaba como operario contratista de El Cocuy, desarrollando labores de control al ecoturismo en el sector La Esperanza, en el municipio de Güican, desde hace dos años.

Información preliminar señala que la muerte del funcionario se presentó este jueves en horas de la mañana, en la vereda La Cueva, zona rural del municipio de Güican, departamento de Boyacá; pero aún se desconocen las causas.

Parques Nacionales Naturales extiende sus condolencias a sus familiares, amigos y compañeros; además exhortó a las autoridades competentes para que se “realicen las investigaciones correspondientes que permitan esclarecer este triste hecho que hoy apaga la vida de un guardaparque de nuestra entidad y quien velaba día y noche por la conservación de la biodiversidad en el nororiente de Colombia”.

El acuerdo de Escazú, adoptado en esa ciudad de Costa Rica por 21 países de América Latina y el Caribe es considerado como el primero que incluye disposiciones sobre protección de los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales.

El acuerdo suscrito por 22 naciones, debe ser ratificado por 11 para entrar en vigor, hasta el momento solo cuenta con Panamá, Nicaragua, Bolivia, Guyana, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, así como Uruguay.