Select Page

Corriente bolivariana en declive en Ecuador | Política | Noticias

Corriente bolivariana en declive en Ecuador | Política | Noticias



Quito –

A los 235 años del natalicio del Libertador Simón Bolívar, su sueño de integración regional sudamericana deja de ser el motivo que inspire a políticos ecuatorianos para conformar organizaciones que lleven esta palabra en su nombre.

Del total de 173 organizaciones políticas inscritas y aprobadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en la actualidad, solo dos locales incluyen en su nombre la corriente política del “bolivarianismo”: el Movimiento Bolivariano Restauración Fronteriza, cantonal, de Huaquillas – El Oro, y el Movimiento Alianza Bolivariana Alfarista (ABA L.R), provincial, de Los Ríos.

El primero ganó la Alcaldía de Huaquillas con Ronald Farfán y en alianza con Creando Oportunidades (CREO), movimiento liderado a nivel nacional por Guillermo Lasso.

El “bolivarianismo” tomó fuerza en la región con la presidencia de Hugo Chávez, en Venezuela, desde 1999 hasta cuando falleció en el 2013.

La idea de la integración Sudamericana se extiende a otros países de la mano de lo que se denominó El Socialismo del Siglo XXI y de otros presidentes, seguidores de Chávez, como Evo Morales (Bolívia), Cristina Fernández (Argentina) y Rafael Correa (Ecuador).

En el país, dos años antes a las elecciones presidenciales del 2007 surgieron algunas organizaciones “bolivarianas” que aglutinaban a trabajadores, campesinos, defensores de derechos humanos, profesionales, exguerrilleros y otros, en busca del sillón de Carondelet.

Entre el 2005 y 2006 esta intención de alianza se partió en dos facciones. Surgieron propuestas de nombres para la Presidencia: Marcelo Larrea y René Vargas Pazzos, exembajador en Venezuela durante el gobierno de Correa.

También surgió la simpatía y adhesión de varios integrantes de estos grupos por la propuesta de Alianza PAIS (AP), movimiento que gobernó el país la última década.

Vea también: Gustavo Larrea: Somos uno de los movimientos más organizados

Al final, para las elecciones del 2007, de estas organizaciones la única que se legalizó y registró fue la Alianza Tercera República, Bolivariana Alfarista (ALBA) y su líder, Marcelo Larrea, se presentó como candidato a la presidencia.

Larrea comenta que esta organización quedó inactiva y atribuye el hecho al “correato” que, según él, bloqueó la participación del movimiento en la Asamblea Constituyente y, luego, por una “maniobra” del organismo electoral de la época, perdió la personería jurídica.

El otro grupo decidió apoyar la candidatura de Correa. Con Leonardo Vicuña a la cabeza, la Alianza Bolivariana Alfarista (ABA) se convirtió en cofundadora de Alianza PAIS y se considera una de las organizaciones con mayor militancia en Guayas, la provincia más poblada del país.

Pese a la ruptura en AP y de sus líderes: Correa y Lenín Moreno, ABA se mantiene en el actual gobierno y su máxima representación está con la vicepresidenta designada, María Alejandra Vicuña, tras la destitución de Jorge Glas.

Para el analista político Santiago Basabe lo sucedido con los movimientos bolivarianos en Sudamérica refleja que no son organizaciones con estructura político-partidista, que formen cuadros, sino que se sostenían en el caudillismo de una persona y una vez que esa persona ha dejado el poder o ha dejado de existir, como en el caso de Fernández o Chávez, este tipo de organizaciones empieza a tambalear.

“No son movimientos o partidos políticos articulados alrededor de ideas, sino, fundamentalmente, de personas”, agrega Basabe.

CNE
El Consejo Electoral registra 173 organizaciones políticas: 7 partidos políticos, 12 movimientos nacionales, 52 provinciales, 88 cantonales y 14 parroquiales.

Región
Los gobiernos “bolivarianos” intentaron consolidar la integración a través de organismos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), ahora en crisis y a punto de quedarse sin sede. (I)



fuente

About The Author

Tweets Recientes