fbpx

Seleccionar página

Dificultades económicas no frenan el desarrollo de la ciudad

Dificultades económicas no frenan el desarrollo de la ciudad

Pese a la baja en ingresos municipales por la pandemia, el Ayuntamiento cumple con distintas obligaciones

A pesar de la época complicada originada por la crisis sanitaria y sus repercusiones negativas en la economía, que han provocado una baja en los ingresos municipales, el Ayuntamiento de San Luis Potosí ha dispuesto de los elementos básicos para el desarrollo de la ciudad, mismos que dependen de los recursos materiales, humanos y financieros necesarios para que éstas se lleven a cabo.

De acuerdo a estimaciones de la Tesorería Municipal, para este año se espera cerrar  con ingresos por 3.3 mil millones de pesos, con el seguimiento de la estricta disciplina financiera y el manejo adecuado de los ingresos y egresos fiscales.

No obstante, detalló que a partir de abril, mayo, junio y parte de julio son notables los efectos de la pandemia en diversos ingresos municipales:

Tan sólo en cuanto a las multas de tránsito mientras en los primeros ocho meses de este 2020, se recaudaron 46.9 millones de pesos; el año pasado, en ese mismo periodo, el monto alcanzó los 66.2 millones de pesos.

El promedio de parquímetros fue de 2.97 millones de pesos, ya que cayó en un 17 por ciento, en comparación con el 2019 que fue de 3.59 millones de pesos, esto como resultado de la contingencia sanitaria. Sin embargo, el Gobierno de esta Capital, no ha dejado de entregar sus aportaciones al Cuerpo de Bomberos; al Fondo de Pensiones; al fomento del deporte y para acciones que permitan mantener y conservar el Centro Histórico.

Pese al panorama poco alentador, en este 2020, por el concepto de pago de predial, se han obtenido 446.2 millones de pesos, lo que representa el 23 % del total de la recaudación municipal gracias a la confianza de las potosinas y potosinos.

Y como medida de apoyo para las y los contribuyentes afectados económicamente por la pandemia, se extendió el 50 por ciento en multas no graves e infracciones anteriores no graves con 65 por ciento, entre otros incentivos para obtener más recursos y no detener las acciones, programas y obras impulsados por la actual administración.