fbpx

Seleccionar página

El líder republicano del Senado da la razón a Trump en su derecho a la batalla legal

El líder republicano del Senado da la razón a Trump en su derecho a la batalla legal

Donald Trump ha recibido un gran espaldarazo del Partido Republicano. El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, ha respaldado al presidente saliente en su empeño de no reconocer la victoria de Joe Biden. «Está en su completo derecho» a desafiar el resultado, ha dicho McConnell, quien será la bestia negra de la Administración Biden.

El presidente saliente se empeña en no aceptar su derrota ante Joe Biden en las elecciones que culminaron el 3 de noviembre porque asegura que hubo «votos ilegales», los votos por correo que de forma masiva fueron a los demócratas. Ha planteado varias demandas en los tribunales, en las que cuestiona los resultados en los que el voto por correo, una práctica legal en EEUU desde la guerra civil, fue masivo.

En estas elecciones, debido a la pandemia del coronavirus, unos 100 millones de personas votaron por correo o de forma anticipada. La movilización ha sido excepcional: Trump ha logrado casi siete millones más que en 2016 y Joe Biden ha batido todos los récords con casi 75 millones de votos.

Donald Trump llevaba semanas insistiendo en que solo podría perder si los demócratas hacían trampas. Sembró la duda sobre el voto por correo porque sabía que la gran mayoría de esas papeletas irían a parar a los demócratas, que se han tomado más en serio la gravedad de la pandemia y querían evitar las aglomeraciones del Día Electoral.

Los republicanos se debaten entre apoyar a su candidato y presidente, quien ha demostrado su gran capacidad de movilización al lograr 70 millones de votos, o bien no poner en riesgo el sistema democrático con sospechas de fraude infundadas. Incluso la cadena Fox, el medio con el que desayunaba y cenaba Donald Trump hasta ahora, corta a sus portavoces cuando dan por hecho que hubo fraude, sin presentar pruebas.

El presidente Trump está cien por cien en su derecho de presentar demandas para que se investigue si hubo irregularidades»

mitch mcConnell

Mitch McConnell, quien ha ganado fácilmente por séptima vez su escaño por Kentucky, ha dicho que el presidente Trump está «cien por cien en su derecho de presentar demandas legales para que se investigue si hubo irregularidades».

«No hagamos ninguna interpretación sobre cómo el presidente tiene que aceptar los resultados preliminares alegremente y de forma inmediata y menos cuando quienes lo demandan han estado rechazando cuatro años la validez de las últimas elecciones», ha declarado McConnell.

La candidata demócrata hace cuatro años, Hillary Clinton, ganó por tres millones de papeletas a Donald Trump pero no superó los 270 votos electorales, debido a que perdió el respaldo suficiente en tres estados del rust belt (Michigan, Wisconsin y Pensilvania), que solían votar a favor de los demócratas. Hillary Clinton aceptó su derrota menos de 24 horas después de que los medios de comunicación, como ocurre en EEUU, proclamaran la victoria de Trump.

Este año el recuento se ha demorado más y los medios no querían lanzarse a reconocer un ganador dado lo reñido de la contienda. Fue el sábado a las 11.26, hora de Washington, seis horas más en España, cuando AP y la CNN dieron la noticia: Joe Biden ganaba en Pensilvania, con lo que superaba los 270 votos electorales. Pero Trump sigue sin admitirlo.

McConnell se ha mostrado seguro de que el proceso «llegará a una resolución» y que «se resolverán todos los litigios». El senador Lindsay Graham ha ido más lejos y ha animado a Trump a librar la batalla. Sin embargo, quien fuera rival de Obama en 2012 ha recomendado a Trump que reconozca la victoria de Biden.

[Los intentos de Trump] son extremadamente peligros y tóxicos para nuestra democracia»

chuck schumer

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, de Nueva Uork, ha sentenciado: «Joe Biden ha ganado esas elecciones de forma clara y contundente». Según Schumer, los intentos de Trump de aferrarse al poder son «extremadamente peligrosos, extremadamente tóxicos para nuestra democracia».

«Los líderes republicanos deben condenar esta retórica del presidente y asegurar una transición pacífica», ha añadido Schumer.

En el Senado los republicanos y los demócratas miran a la segunda vuelta que ha de celebrarse en Georgia. Si ganaran los dos senadores demócratas, habría empate a 50 y el voto de calidad lo tendría Kamala Harris, la vicepresidenta. Pero parece más probable que los republicanos tengan una mayoría por la mínima. Si fuera así, McConnell marcará la pauta de la Agenda Biden.

De momento estos 70 días hasta el 20 de enero de 2020, cuando asuman Joe Biden y Kamala Harris como presidente y vicepresidenta, parece que serán una carrera de obstáculos. El primero será cómo desalojar a Trump de la Casa Blanca.