Seleccionar página

kurdo robó ropa de al-Baghdadi para identificarlo

kurdo robó ropa de al-Baghdadi para identificarlo

Un espía robó la ropa interior del líder del grupo extremista EI, Abu Bakr al-Baghdadi antes de que Estados Unidos lanzara la operación en su contra. FOTO: TWITTER.

Damasco, 29 Oct (redacción).- Un espía robó la ropa interior del líder del grupo extremista Estado Islámico (EI) Abu Bakr al-Baghdadi para someterla a pruebas de ADN y confirmar su identidad, antes de que Estados Unidos lanzara la operación en su contra, revelaron hoy fuerzas kurdas sirias.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), alianza de milicias liderada por kurdos, revelaron este martes detalles de la operación lanzada el fin de semana por fuerzas especiales en el norte sirio, que concluyó con la muerte de al-Baghdadi, y sobre su participación en la misión.

En una serie de mensajes publicados en Twitter, Polat Can, comandante de las SDF, aseguró las Fuerzas han estado trabajando con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde el 15 de mayo para rastrear a al-Bagdadi y descubrir su escondite en la provincia de Idlib, donde se llevó acabo el operativo.

Si bien el mandatario estadunidense Donald Trump, reconoció el domingo pasado al confirmar la muerte del líder del EI, que kurdos sirios proporcionaron a Estados Unidos información “útil”, Can subrayó que las fuerzas kurdas jugaron un papel “muy importante” en la operación.

“Toda la inteligencia y el acceso a al-Baghdadi, así como la identificación de su lugar, fueron el resultado de nuestro propio trabajo. Nuestra fuente de inteligencia estuvo involucrada en el envío de coordenadas, dirigir y participar en el ataque aéreo y el éxito de la operación hasta el último minuto”, afirmó.

El comandante de las SDF, las cuales han sido clave en la lucha de Estados Unidos contra el grupo extremista, reveló uno de sus hombres logró llegar a la casa donde se escondía al-Baghdadi, para robar ropa interior, realizar pruebas de ADN y asegurarse 100 por ciento que era el líder yihadista.

“Hace más de un mes, se tomó la decisión de eliminar a al-Baghdadi. Sin embargo, la retirada de Estados Unidos y la invasión turca nos llevaron a detener nuestras operaciones especiales, incluida la persecución de al- Baghdadi”, indicó en referencia a la ofensiva militar turca lanzada en Siria.

El 9 de octubre pasado Turquía lanzó la “Operación Fuente de Paz” para eliminar a las milicias kurdas, que califica de terroristas, del norte de Siria con el objetivo de asegurar la frontera turca, ayudar en el retorno seguro de los refugiados sirios y garantizar la integridad territorial de Siria.

Pese a que las SDF han sido aliados clave en la batalla de la coalición internacional, a mando de Estados Unidos, para eliminar al EI, a principios de este mes, el presidente Trump ordenó el retiro a las tropas estadunidenses del norte de Siria, dando paso a la intervención kurda.

Can destacó que ante los constantes cambios de residencia que el líder y fundador del EI tenía para no ser descubierto, se habían organizado un “plan B” para atacar a al Baghdadi en su nuevo hogar, si se hubiera mudado antes del ataque planeado del sábado.

En una conferencia de prensa, el presidente Trump confirmó el domingo pasado la muerte de al-Baghdadi, en la que aseguró que el líder del grupo extremista radical murió el sábado pasado en una operación de las fuerzas espaciales estadunidenses en el norte de Siria.

El mandatario afirmó que al-Baghdadi se suicidó, activando el chaleco suicida que llevaba, al quedar atrincherado en un túnel de la norteña aldea de Barisha, junto con sus tres hijos pequeños, antes de que las fuerzas especiales de Estados Unidos pudieran alcanzarlo.

“El matón que se esforzó tanto por intimidar a los demás pasó sus últimos momentos con miedo absoluto, en total pánico y temor, aterrorizado por las fuerzas estadunidenses que lo atacaban… Murió ‘lloriqueando’, subrayó Trump y agradeció a Rusia, Turquía, Siria, Irak y los kurdos sirios por su ayuda en la misión.

Archivos