Select Page

La deuda social exige la realización de la justicia social.

La deuda social exige la realización de la justicia social.

La deuda social exige la realización de la justicia social. Juntas, nos interpelan a todos los actores sociales, en particular al Estado, a las dirigencias políticas, al capital financiero, los empresarios, agropecuarios e industriales, sindicatos, las iglesias y demás organizaciones sociales.

Papa Francisco.

La innovación y re invención de los emprendedores, ha querido generar y crecer la verdadera industria del capital, con responsabilidad social. Empresas que desean y, quieren interesarse, si, por la riqueza fabril pero también, por el bienestar de los que se  convierten en el alma de la industria, de la productividad: los obreros, trabajadores y campesinos.

Los retos de la convivencia social y que tendrán que afrontar los gobiernos de diferentes niveles, es la creación de una sociedad igualitaria y justa.

Uno de los retos más graves, por vencer en el Mundo, es la construcción de sociedades más justas y participativas en el contexto de la vida interna de los países. Iniciar y, o, continuar movimientos en contra de la corrupción, la impunidad, la violencia y la avaricia de la riqueza concentrada en unos cuantos, menos del uno por ciento de la población universal, parece ya, de forma irreversible, el paso que debemos dar todos.

La hegemonía y dominio de las personas por el dinero y el poder, es inmoral y, se deriva de  prácticas  en la ausencia total de ética en la vida real. Estas son formas modernas de esclavitud y sujeción involuntaria, en contra de las cuales tenemos que usar todo el poder de los seres humanos para romper esos esquemas de cautiverios indignos del trato racional.

La lucha por el control de nuestra Patria, como lo hemos externado, es altamente peleada. El poder y el dinero que representa, es tentador para muchos, pero, aún cuando las necesidad de la población son muchas, los recursos públicos se dilapida en un proceso electoral altamente caro y sin sentido.

Lleno de acusaciones y desprestigio entre candidatos, es en lo que se traduce el gasto irracional del dinero de todos en estas campañas políticas pero, usurpado por unos cuantos que dominan los partidos políticos sin responsabilidad de los atracos que han hecho quienes en sus plataformas han logrado vivir del sueldo que les pagamos.

Los tiempos están por cambiar y, así debe ser. El reto que ahora tiene nuestro País, en momentos de definición pero que, principalmente queda en manos de los jóvenes, es precisamente lograr una  sociedad de mando, con igualdad y justicia social.

El gobierno abierto, transparente, de cuantas claras y con un marco legal igualitario es fundamentalmente el reto de nuestro pacto social pero, especialmente para quienes están por querer un trabajo en el sector público, estableciendo un gobierno de cara a la población, igualitario, interesado por las causas más sentidas de un México que se niega a morir en manos perversas que traicionan.

Terminar con los protocolos, no de respeto, pero si, de formalismos que dejan el boato del oropel y la desigualdad a un lado, para lograr esa sociedad reconciliada y en el reencuentro para re fundar esta Patria nuestra, con independencia  de quien  la presida, es un imperativo.

Estamos frente a las demandas de antaño, las mismas; la deuda social, es interminable, solo que habría que iniciar en algún momento y es ahora para ir cerrando la brecha entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen casi nada.

Las facturas sociales se cobran caro y en ocaciones con mucho dolor.

@jaimechalita.

About The Author

Tweets Recientes