fbpx

Seleccionar página

La UE no reconoce los resultados de las elecciones legislativas en Venezuela

La Unión Europea ha sido clara sobre la convocatoria organizada por el régimen chavista este domingo. «No podemos reconocer los resultados», ha dicho Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad, en rueda de prensa en Bruselas. Borrell ha instado a Maduro a que dé pasos hacia la reconciliación nacional.

Nicolás Maduro se ha atribuido la victoria en un llamado a las urnas, que la mayoría de la oposición ha boicoteado por falta de garantías. Apenas un 30% de los venezolanos convocados, unos 5,2 millones, han acudido a votar. Dos de cada tres votantes han optado por el Gran Polo Patriótico, la coalición abanderada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que encabeza Maduro.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, líder de la oposición al régimen que pedía la abstención ha dicho que el «evento» había sido un fracaso para Maduro. Según los datos de la oposición, menos del 20% de los convocados han votado.

La Unión Europea había pedido más tiempo al régimen chavista para organizar unos comicios con supervisión internacional, pero Maduro tenía prisa por dejar totalmente fuera de juego la Asamblea Nacional, la única institución que el chavismo no controlaba.

Hace cinco años acudieron a votar más de 14 millones de venezolanos, un 70% de los convocados. Ganó entonces la oposición al régimen chavista. Fue la última vez que pasó algo así.

«Los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron unánimemente una declaración que dice que esta elección no cumple los estándares mínimos internacionales y no ha logrado movilizar a la población venezolana», ha dicho Borrell.

En su declaración, que ha dado a conocer el español Josep Borrell, los ministros hacen un llamamiento en favor de «elecciones legislativas creíbles, equitativas y transparentes».

Borrell, sin embargo, no ha aclado si la UE seguirá reconociendo a Juan Guaidó como presidente encargado después del 5 de enero, cuando termina el mandato de la actual Asamblea Nacional.

Es una disyuntiva que puso de relieve el ex presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que ha estado en Caracas como observador del régimen chavista. Zapatero ha instado a la UE a que revise su reconocimiento a Guaidó y a que también reconozca la nueva Asamblea Nacional, lo que no hará.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha dicho que «Zapatero es libre de expresar su opinión sobre Venezuela». A la par ha defendido la posición de la UE de no reconocer los resultados de la convocatoria de Maduro. «No es ninguna sorpresa. Es lo que hemos venido anunciando hace tiempo», ha dicho. «Si no se reúnen unos estándares mínimos, la UE no reconoce los resultados».

En una entrevista con El Independiente, González Laya confiaba en que la nueva Administración Biden y la UE trabajen conjuntamente con todas las partes implicadas en Venezuela para buscar juntos una salida política negociada y, sobre todo, busquen «un mínimo común denominador para que la ayuda humanitaria llegue a quienes lo necesitan».

El presidente encargado, Juan Guaidó, ha dicho que Zapatero es cómplice de quienes han cometido crímenes de lesa humanidad por su actitud con el chavismo, a quien respalda de manera cada vez más clara.

La oposición liderada por Guaidó ha organizado una consulta con los venezolanos desde este lunes hasta el 12 de diciembre. El objetivo es calibrar el apoyo de la población a las demandas de fin de la usurpación y la celebración de elecciones libres.

Es un paso arriesgado, ya que la mayoría de los venezolanos están más pendientes de su superviviencia que de otra cuestión. Y la pandemia del coronavirus tiene un efecto desmovilizador.