Seleccionar página

SICARIOS EN CULIACÁN IBAN A MATAR A CIVILES ASEGURA EL GOBIERNO

SICARIOS EN CULIACÁN IBAN A MATAR A CIVILES ASEGURA EL GOBIERNO

De nada sirvió que un grupo especial del Ejército lograra arrodillar a Ovidio Guzmán, pues tuvo que dejarlo ir ante la violenta respuesta del Cártel del Pacífico.

En un ejercicio inédito, el gobierno detalló el operativo implementado en Culiacán el pasado 17 de octubre, que buscaba detener al hijo de El Chapo y extraditarlo a EU.

De acuerdo con la relatoría, el operativo, calificado por Alfonso Durazo como “tropiezo táctico” y “acción precipitada”, se complicó porque los sicarios no dudaron en atentar contra la población civil, se organizaron para enfrentar al Ejército en varios puntos y retuvieron a 11 elementos castrenses.

Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa, reveló que los criminales dispararon contra una unidad habitacional ocupada por familias de militares. También arrojaron granadas, pero no explotaron porque fueron disparadas a corta distancia.

En este punto estaba un elemento de tropa con unos niños jugando por ahí. Cuando inician las agresiones, los mueve del lugar para ponerlos a salvo”, relató. Ante el ataque, algunas personas huyeron por las ventanas y otras se ocultaron en clósets.

Excélsior obtuvo información de que, aunado a la agresión a estas viviendas, sicarios se movilizaron hacia instalaciones militares del Triángulo Dorado, en Sinaloa, Durango y Chihuahua, además de Sonora, para presionar al gobierno.

Las autoridades indagan si el cártel tuvo información previa del operativo, ya que su reacción prácticamente se dio en tiempo real.

El saldo oficial de la incursión es de ocho muertos y 19 heridos, entre ellos un militar que perdió una pierna por un disparo calibre .50.

Archivos