fbpx

Seleccionar página

tres muertos en Niza, una mujer decapitada y ataques en Avignon y Arabia Saudí

Francia está siendo el objetivo de una oleada de ataques terroristas de signo islamista. El Estado laico europeo por excelencia está siendo el objetivo de los radicales, ya que consideran su defensa de la libertad de expresión ha de pagarse con la muerte de civiles. Este jueves han muerto tres personas, y varias han resultado heridas en un ataque con cuchillo en la iglesia de Notre-Dame de Niza, Francia.

Una feligresa ha sido decapitada en el interior de la basílica. El sacristán también ha perdido la vida en el templo. Otra mujer es la tercera víctima mortal de este atentado.

Tras la persecución, el atacante ha resultado herido de gravedad. Ha sido hospitalizado, según informa el diario francés Libération. La Fiscalía Antiterrorista investiga lo sucedido. Francia ha elevado el nivel de alerta.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, ha confirmado que el atacante «gritaba ‘Ala U Akbar’ (Alá es grande, en árabe) ante nosotros cuando estaba siendo atendido por los sanitarios».

«Niza ha sido de nuevo objeto de un ataque del islamofascismo, un hecho que no dejo de denunciar. Mi compasión con todas las víctimas de esta barbarie», ha dicho el alcalde Estrosi.

Los diputados de la Asamblea Nacional, que empezaban a debatir sobre el nuevo confinamiento anunciado el miércoles por Emmanuel Macron, han guardado un minuto de silencio por las víctimas.

El atentado de Notre-Dame evoca claramente al de Saint-Etienne-du-Rouvray, cuando el padre Hamel fue degollado por dos yihadistas el 26 de julio de 2016.

Este último ataque tiene lugar justo 13 días después del asesinato de Samuel Paty, decapitado el 16 de octubre ante el colegio donde enseñaba historia y geografía en Conflans-Sainte-Honorine. Toda Francia se despertó al grito de «je suis prof» en solidaridad con Paty, que recibió todos los honores en su despedida en la Universidad de La Sorbona.

Agresión en Avignon

Dos horas después, se ha producido otro ataque en la ciudad francesa de Avignon, cuando un hombre armado con un cuchillo trató de atacar a los transeúntes de la calle mientras gritaba «Ala U Akbar», según la agencia France Presse.

El atacante fue arrestado. «Un hombre con un arma que trató de poner en peligro a los agentes ha sido abatido por las fuerzas del orden», ha informado un portavoz de la policía en Avignon. «No hay heridos». La investigación está en curso.

Ataque en Yeda

También en Yeda, Arabia Saudí, un guardia francés del consulado ha sido objetivo de un ataque de una persona que portaba un arma blanca. El guardia está a salvo.

La oleada de ataques contra Francia llega 13 días después del asesinato del profesor Samuel Paty, decapitado en plena calle por un terrorista en venganza por haber enseñado en una clase unas caricaturas de Mahoma, las realizadas por la revista Charlie Hebdo, también víctima de un sangriento atentado en enero de 2016.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que en las semanas previas ya había anunciado una nueva ley contra el «separatismo islámico», reaccionó al ataque redoblando su compromiso para acabar con la amenaza del islamismo en la sociedad francesa.

Las palabras de Emmanuel Macron fueron recibidas con furia en el mundo musulmán. Los ataques a Francia los ha liderado hasta el momento el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que acusa a Macron de estar «obsesionado» con los musulmanes. Numerosos líderes políticos y sociales han promovido boicots a los productos franceses en las naciones árabes.

La revista Charlie Hebdo, siempre irreverente, se ha burlado de Erdogan en su número del miércoles. En su portada aparece un Erdogan entregado a los placeres de la carne «en la intimidad».

Erdogan ha llamado «canallas» a los periodistas de Charlie Hebdo. «Sabemos que el objeto de los ataques no soy yo sino la cultura musulamana», ha declarado.

Solidaridad de Pedro Sánchez

En España, Pedro Sánchez ha transmitido su «afecto y solidaridad» con las víctimas del atentado de Niza a través de un mensaje en su red social Twitter. Con un mensaje en español y francés, el presidente del Gobierno quiere mostrar unidad «frente al terror y el odio».