fbpx

Seleccionar página

UAW pide a Ford, FCA, General Motors detener la producción por COVID-19

UAW pide a Ford, FCA, General Motors detener la producción por COVID-19

El gobierno de Estados Unidos ha tomado medidas extraordinarias como el cierre de las fronteras del país, cuarentena a las personas que ingresan a su territorio e igualmente detener cualquier actividad con multitudes, tras el anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de considerar al coronavirus como pandemia; asimismo, solicitó a las empresas detener cualquier tipo de actividad de producción.

A través de una carta, los miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) abogó por el cierre de las fábricas en Estados Unidos encargadas de producir automóviles al menos dos semanas, con la intención de evitar cualquier propagación del COVID-19 y mantener a salvo la integridad física de su personal, el cual no tiene la opción de hacer trabajo desde casa.

No obstante, la UAW expresó en la petición que las empresas Ford, Fiat Chrysler (FCA), General Motors no tenían intención alguna de detener la producción de los autos. Por tanto, Rory Gamble, vicepresidente de UAW argumentó que las compañías automotrices pidieron una prórroga de 48 horas a fin de elaborar una estrategia con la intención de proteger a sus empleados.

Empresas especializadas en la fabricación de automóviles en todo el mundo han decidido detener cualquier tipo de actividad de producción en sus empresas y en algunos sectores de la compañía solicitó a sus empleados trabajar desde casa. Las primeras compañías en detener sus operaciones fueron las que tienen sede en Asia como Honda, Hyundai, KIA, y Nissan. Después, Volkswagen anunció el cierre temporal de sus plantas en toda Europa.

De la misma manera, Renault y Mercedes-Benz tomaron la misma decisión de detener la fabricación de vehículos. Es importante señalar que las fábricas de Ford en Europa cerrarán por la propagación del virus en el continente, contradiciendo las indicaciones de la compañía en Estados Unidos al mantener activas sus plantas.

Uno de los retos más grandes de la industria es tratar de solucionar la escasez de autopartes, pues muchas de las piezas son importadas de Asia, principalmente de China, Corea del Sur y Japón; eso traería de forma inmediata un cierre de las fábricas. Aunado a ello, se prevé una baja en las ventas de las nuevas series de vehículos por parte de las empresas más importantes de vehículos en Estados Unidos con sede en Detroit.

La propagación del coronavirus también afectó la presentación de nuevos modelos en el Auto Show de Beijing, que se llevaría a cabo del 21 al 30 de abril en la capital de China; encima, los organizadores del Salón del Automóvil de Ginebra advirtió al personal de no asistir si presentan algún síntoma de coronavirus, y están buscando una solución con el propósito de cumplir las medidas de seguridad sanitarias y, de esa forma, mantener los estándares sanitarios implementados por la OMS sin detener sus actividades.